Inflación anualizada en junio fue de 5,31 %, registro más bajo de los últimos once años


El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) informó que la inflación en junio fue estimada en 0,15 %. Indicó que la variación acumulada en 2017 es de 4,33 % y que en los últimos 12 meses es de 5,31 %, con lo cual continúa la desaceleración en los precios. La inflación se mantiene en el rango meta establecido por el Gobierno, de entre 3 % y 7 %, y alcanzó su registro más bajo en últimos once años.

 

El informe especifica que, en el rubro alimentos y bebidas no alcohólicas, la carne disminuyó un 0,22 %, principalmente por bajas en pollo entero (- 3,33 %) y muslos de pollo (- 2,21 %). Además, las frutas decrecieron un 1,13 % por bajas en naranjas (- 2,89 %), limones (- 22,66 %), bananas (- 1,75 %) y manzanas (- 1,79 %).

 

Por su parte, las legumbres y hortalizas bajaron un 0,62 % y esto se explica fundamentalmente por caída en acelgas (- 9,19 %), tomates (- 11,75 %), zanahorias (- 12,68 %), papas (- 1,67 %) y boniatos (- 6,30 %); y subas en lechugas (14,80 %), zapallitos (38,99 %), morrones (9,24 %) y choclos frescos (12,25 %).

 

Banco Central intervino por 2.000 millones de dólares en 2017 para mantener competitividad

 

Con el objetivo de evitar una caída pronunciada del precio del dólar y mantener la competitividad de las empresas uruguayas, el Banco Central continuará interviniendo en el mercado, expresó su presidente Mario Bergara, quien atribuyó la volatilidad del tipo de cambio a factores externos. En 2017, la institución intervino en el mercado local por un valor de 2.000 millones de dólares.

 

En el año en transcurso el Banco Central del Uruguay (BCU) intervino por distintas vías para evitar que el precio del dólar continúe a la baja, para lo cual adquirió 2.000 millones de dólares. "Si hubieran quedado en el mercado, hoy tendríamos un tipo de cambio un poco más deprimido”, enfatizó Mario Bergara. “Tenemos que dar las señales en el mercado para que no se debilite aún más”, añadió.

 

El presidente del BCU aseguró que la incertidumbre sobre la evolución del tipo de cambio no solo afecta a Uruguay, sino que “el mundo entero se pregunta qué va a pasar con el dólar, porque es una variable muy importante para la toma de decisiones en los mercados financieros y en todos los flujos comerciales”.

 

Bergara dijo que para mantener la competitividad de las empresas nacionales es necesario evitar el desalineamiento cambiario. Por esta razón, la institución realiza un monitoreo permanente de la moneda estadounidense.

 

“Estamos muy expuestos a circunstancias de mucha incertidumbre y volatilidad. Pero la perspectiva es que, si no ocurre nada absolutamente imprevisto, esta sensación de estabilidad del tipo de cambio se va a mantener por un tiempo”, estimó.

 

Fuente: Comunicación Presidencia